2010/06/17

BERLINEKO KRONIKAK (IX). BERLINETIK PASEATZEN

Lehenengo aldiz Ekialdeko Berlingo espaloiak zapaltzea, errejimen sozialistak egindako lanaz pentsatzen duzu: espaloi luzeak, urteek higatutako granitozko harlauzez erdialdean eta galtzada-harriak alboetan.
Geroago, Mendebaldeko Berlinen espaloi-mota berbera aurkitzen duzunean, erabat harritzen zara: Alemaniaren banaketa baina lehenagokoak dira espaloiak!



...............................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................
Badaude, espaloiez gain, beste zenbait elementu arkitektoniko ikusgarri Berlin kosmopolita honetan:

Mesopotamiako jauregiak

Eraikin erromatarrak (Miletoko azokaren atea)

Eliza gotikoak eta neogotikoak,





neobarrokoak,




neorromanikoak
























patios modernistas





















BERLINEKO KRONIKAK (VIII). SOBRE HÉROES Y TUMBAS

Sabatoren liburuaren izenburua gustatu zait betidanik: asko mintzatzen da heroiez baina gutxi hilobi ugariez.
Berlin askatu zuten soldadu sobietarrak Bundestagen kupula azpiko argazkian. Heroi amerikarra museo judutarraren sarreran.





CRÓNICAS BERLINESAS (VII). MONOTEÍSMOS

Accedemos al Neues Museum (en la famosa isla) con idea de disfrutar de las maravillas egipcias que en él se guardan y, sobre todo, no vamos a negarlo, del celebérrimo busto de Nefertiti.
Giramos lentamente alrededor de la urna de cristal que protege la escultura admirando su simétrica belleza y descubrimos con estupor ¡que tiene arrugas en torno a los ojos! Foto sacada de Wikipedia (el busto es lo único que no está permitido fotografiar en el museo)

El naturalismo -una de las novedades revolucionarias que se introducen en el Egipto del faraón Akhenatón (siglo XIV adC)- es también patente en esta escena familiar del propio faraón con su esposa Nefertiti
Más realismo sorprendente en esta escena de flores y patos

Una hija del Akhenatón.

Tuthankamón, el hijo.


Y, aquí, el mismísimo Akhenatón, el faraón que intentó hacer que su pueblo tuviera un sólo dios, Atón, el dios Sol.

Seamos audaces por una vez -estamos en Berlín- y sostengamos que el monoteísmo es una creencia tan insensata que solo puede haberse concebido en un único y singular momento de la historia del hombre. Veamos:
Nada más morir el faraón-hereje, los sacerdotes del dios Amón -los grandes perjudicados por la reforma religiosa- tienen la suficiente fuerza para echar abajo todos los cambios de Akhenatón. Es de suponer que la represión es total contra los seguidores del dios usurpador. Éstos huyen hacia el desierto ¿por qué no al desierto de Sinaí? y por allí deambulan durante años hasta que un líder -llamémosle Moisés- les lleva a una supuesta Tierra Prometida, Canaán, la actual Palestina. Es el origen del judaismo, luego del cristrianismo y, por último, del islamismo.
Navego en los etéreos mares cibernéticos y, yo que me creía original, constato que éso ya está dicho. Ni más ni menos que ¡por Sigmund Freud! Me lo tengo que mirar.
Resumiendo, la culpa de todo el tinglado que se ha montado en el mundo estos últimos siglos: cristianos (monoteístas) contra judíos (monoteístas), cristianos (monoteístas) contra musulmanes (monoteístas), católicos (monoteístas) contra protestantes (monoteístas), luego todos los monoteístas contra los judíos (monoteístas), y ahora musulmanes (monoteístas) contra israelitas (monoteístas), la tiene Akhenatón.

Salimos del museo y observamos la manifestación (fundamentalmente musulmanes turcos con apoyo de unos pocos antifascistas) realizada el 1 de Junio en protesta por el asalto israelí al barco Mavi Marmara llevada a cabo el día anterior.