2011/09/22

MIGUEL DE UNAMUNO y NIKOS KAZANTZAKIS

Al atardecer de un luminoso día descubrimos la tumba del escritor Nikos Kazantzakis en lo alto de la muralla veneciana que protegió la ciudad de Heraklion durante siglos.

Sólo conocíamos los títulos de alguna de las obras del cretense: Zorba el griego, La última pasión de Cristo…es decir, las llevadas a la gran pantalla.

Nos enteramos que había sido periodista y que ejerciendo su trabajo se había entrevistado en un par de ocasiones con nuestro Unamuno, el bilbaíno del sentimiento trágico.

Cuenta el griego que la última vez que le vió fue en septiembre de 1936, en Salamanca. Un Unamuno envejecido, hundido y desesperado, que veía el abismo abrirse a sus pies, repetía que había que inculcar a los jóvenes fe y esperanza. No atendió a las preguntas de Kazantzakis y le leyó su “San Martin Bueno, mártir”, donde desarrolla su tesis del momento: No importa que el adulto, el sacerdote en el caso del libro, haya perdido la fe, su deber es engañar al joven incapaz de mirar de frente la verdad sin caer en la desesperación.

"Estoy desesperado -exclama cerrando los puños-. ¿Usted piensa sin duda que los españoles luchan y se matan, queman las iglesias o dicen misas, agitan la bandera roja o el estandarte de Cristo porque creen en algo? ¿Qué la mitad cree en la religión de Cristo y la otra mitad en la de Lenin? ¡No! ¡No! Escuche bien, ponga atención a lo que voy a decirle. Todo esto sucede porque los españoles no creen en nada. ¡En nada! ¡En nada! Están desesperados. Ningún otro idioma del mundo posee esta palabra. El desesperado es el que ha perdido toda esperanza, el que ya no cree en nada y que, privado de la fe, es presa de la rabia.
-”¡Nada!-exclama-. ¡Nada! El rostro de la verdad es temible. ¿Cuál es nuestro deber? Ocultar la verdad al pueblo. El Antiguo Testamento dice:”El que mira a Dios a la cara, morirá”. El mismo Moisés no pudo mirarlo a la cara. Lo vio por detrás, y solamente un faldón de su vestido. Así es la vida. Engañar, engañar al pueblo para que el miserable tenga la fuerza y el gusto por vivir. Si supiera la verdad, ya no podría, ya no querría vivir. El pueblo tiene necesidad de mitos, de ilusiones; el pueblo tiene necesidad de ser engañado. Esto es lo que sostiene en la vida. Justamente acabo de escribir un libro sobre este asunto...”

Fedea... Fe es lo que pedía otro gran escritor bilbaíno del siglo XX, Gabriel Aresti. Desde postulados ideológicos muy diferentes la reclamaba para la juventud vasca:
"...pentsatu nuen
orduan
Barrenkalle Barrenako Saibigainen
gudari gehiago erori dela
Urkiolako Saibigainen baino.
baina ez.nion esan,
gazteriak fedea
behar baitu,
eta gainera
nik esperantzarik,
federik
edo karitaterik
eztaukadalako...."

( ...Pensé entonces que habían muerto más gudaris en el [bar] Saibigain de Barrenkalle Barrena que en el [monte] Saibigain de Urkiola [durante la guerra civil] pero no se lo dije porque la juventud necesita fe y yo ya no tengo ni fe ni esperanza ni caridad...)
Euskal Harria
(1968). Gabriel Aresti

Espero que esta "fe para los jóvenes, que yo no la tengo" no sea una característica moral de los grandes escritores bilbaínos.

2011/08/12

TOREROS Y RECORTADORES EN LA CRETA MINOICA



Cuernos en el palacio de Cnosos

El toro, símbolo de potencia fecundante tiene una importancia sustancial en la mitología cretense y europea.

El mismo nombre de nuestro continente se relaciona con un mito en el que participa el toro: Europa, una fenicia de Tiro, es secuestrada por el dios Zeus en forma de toro y es llevada a Creta. De esta relación nacerá Minos el legendario rey fundador de Creta.
Sin embargo, según Herodoto, Europa fue secuestrada por los minoicos. Sería una de las muchas acciones de esta naturaleza (rapto de mujeres asiáticas por europeos y viceversa)que explicarían las malas relaciones seculares entre ellos (recordemos el secuestro de la asiática Medea por Jasón o el de la micénica Helena por los troyanos, etc...). El enfrentamiento E-O, que aún continúa, sería un lamentable y monumental lío de faldas.
Pero volvamos al toro.
Son muchas las referencias a la figura de este animal en la antigua Creta. Además de la temida figura del Minotauro (cabeza de toro y cuerpo de hombre), existen numerosos frescos minoicos que reflejan danzas taurinas rituales. Toda una serie de ritos simbólicos que hacen referencia a la victoria sobre el toro. Según parece se realizaban saltos por encima del animal para demostrar la superioridad del hombre sobre él. Es fácil suponer que en muchos casos la fiesta ritual terminase con el sacrifico del toro.Fresco del Palacio de Cnosos

Las corridas del sudoeste europeo pueden ser consideradas como un residuo de aquellos ritos antiguos en los que se sacrificaba el toro, animal tan temido como respetado.


Cabeza de toro en el Museo Arqueológico de Heraklion.

BORGES EN EL LABERINTO DE CNOSOS

Minos, rey de Creta, hace que Dédalo le construya un laberinto en su palacio de Cnosos para ocultar al hijo que su mujer, Pasifae, ha tenido con un toro. Este hijo es un monstruo, de cuerpo humano y cabeza de toro, que exige sacrificios humanos. Teseo lo mata con la ayuda del hilo mágico de Ariadna, hija de Minos. Es el final del Minotauro. La leyenda es, probablemente, consecuencia de, por una parte, el culto al toro en la cultura cretense y, por otra, de la edificación de intrincados complejos palaciales, como el de Cnosos, en la isla.




Borges, fascinado desde su infancia por los laberintos, visita Creta en 1984 y escribe:

"El hilo que la mano de Ariadna dejó en la mano de Teseo (en la otra estaba la espada) para que éste se ahondara en el laberinto y descubriera el centro, el hombre con cabeza de toro o, como quiere Dante, el toro con cabeza de hombre, y le diera muerte y pudiera, ya ejecutada la proeza, destejer las redes de piedra y volver a ella, su amor.

Las cosas ocurrieron así. Teseo no podía saber que del otro lado del laberinto estaba el otro laberinto, el del tiempo, y que en algún lugar prefijado estaba Medea.

El hilo se ha perdido; el laberinto se ha perdido también. Ahora ni siquiera sabemos si nos rodea un laberinto, un secreto cosmos, o un caos azaroso. Nuestro hermoso deber es imaginar que hay un laberinto y un hilo. Nunca daremos con el hilo; acaso lo encontramos y lo perdemos en un acto de fe, en una cadencia, en un sueño, en las palabras que se llaman filosofía o en la mera y sencilla felicidad"

Cnossos, 1984

Antes (1969) había escrito en Elogio de la sombra:

No habrá nunca una puerta. Estás adentro
y el alcázar abarca el universo
y no tiene ni anverso ni reverso
ni externo muro ni secreto centro.
No esperes que el rigor de tu camino
que tercamente se bifurca en otro,
que tercamente se bifurca en otro,
tendrá fin. Es de hierro tu destino.
Como tu juez. No aguardes la embestida
del toro que es un hombre y cuya extraña
forma plural da horror a la maraña
de interminable piedra entretejida.
No existe. Nada esperes. Ni siquiera
en el negro crepúsculo la fiera
.

Y continúa (también en Elogio de la sombra):

Zeus no podría desatar las redes
de piedra que me cercan. He olvidado
los hombres que antes fui; sigo el odiado
camino de monótonas paredes
que es mi destino. Rectas galerías
que se curvan en círculos secretos
al cabo de los años. Parapetos
que ha agrietado la usura de los días.
En el pálido polvo he descifrado
rastros que temo. El aire me ha traído
en las cóncavas tardes un bramido
o el eco de un bramido desolado.
Sé que en la sombra hay Otro, cuya suerte
es fatigar las largas soledades
que tejen y destejen este Hades
y ansiar mi sangre y devorar mi muerte.
Nos buscamos los dos. Ojalá fuera
éste el último día de la espera.

2011/07/23

LA LENGUA DEL MINOTAURO

Dicen que las aguas se retiran durante los instantes que preceden a un maremoto. Esa desconcertante huida del mar debió ser lo que vieron los habitantes de la costa septentrional de Creta antes de que una gigantesca ola les engullera y destruyera totalmente todas sus construcciones costeras. Era el año 1700 a.d.A. (antes de Augusto). Habían pasado pocos minutos desde el estallido de Thera, una isla situada a 100 Km al N, reventada por los miles de toneladas de gas comprimido en su interior.

Aquella aterradora ola arrasó los palacios minoicos e hizo entrar a la isla en una nueva era, la que llamamos ahora Neopalacial, la de los nuevos palacios.

La catástrofre de hace 3700 años (probablemente inspiradora de la leyenda de la Atlántida) no provocó una ruptura en la tradición cultural: los palacios de Cnosos y Festos fueron reconstruidos y se inició la era más brillante de la Creta minoica. Destrucción regeneradora. Los palacios que se visitan hoy pertenecen a esa época.










Poco se sabe del origen de esta civilización. Su primera escritura, jeroglífica, está perfectamente representada en el Disco de Festos (hoy en el museo de Heraklion).



Posteriormente escribieron en lo que ahora se denomina escritura Lineal A (llamada así porque está compuesta de signos no reconocibles como representaciones de objetos)
Ambas escrituras permanecen indescifradas y por ello permiten todo tipo de especulaciones sobre la lengua que hablaban los minoicos de ésta lejana época: ¿lengua protohelénica?, ¿lengua semítica (palestina, fenicia..)?

¿En qué lengua hablaba el rey Minos a Dédalo, a su hija Ariadna o su hijo bastardo, el Minotauro?

2011/05/07

MIGUEL DE UNAMUNO EN EL PAGASARRI

Miguel de Unamuno tenía 28 años cuando ascendíó, por primera y última vez, al Pagasarri, monte bilbaíno de 673 m. Así describe su experiencia en un artículo publicado en el periódico “El Eco de Bilbao” en Septiembre de 1893:

“El que sintiéndose con fuerzas y desee en un día sereno gozar de un solemne panorama y ver en plano de relieve toda la ría y el Abra de Bilbao, debe subir a Pagazarri, seguro de que allí arriba, si sabe aprovecharlo y abrir el alma a la naturaleza y el pecho al aire de Dios, se le pagan con creces las dos horas largas de ascensión (1).
Vistas desde el Pagasarri

Se llega al cabo a la meseta, a un trozo de aire libre, y allí se escapa del pecho un hondo suspiro de triunfo y de vida, y se tiende la vista ávida por toda la extensión del contorno.

Por de pronto el triunfo envanece. Es cosa, en efecto, de observación cotidiana, y que arraiga en la vanidad del hombre, que éste subido en zancos se cree mejor que los demás. A cuantos se indignan de los deberes igualitarios, temiendo por sus cabezas, se les puede aconsejar que se apeen de los zancos y no tengan cuidado. Desde la cima del Pagazarri el espíritu escupe a Arraiz y Arnótegui –que quedan más abajo- como desde éste se desprecian las alturas de la humilde cordillera de Archanda; allí cree uno poder hombrearse con los gigantes de Vizcaya, que en vasta congregación le rodean.

Recogido en el cielo se dibuja la cabezota chata del Gorbea, sobre una diadema de peñas desnudas, como las de Mañaria que cierran la vista a la izquierda de aquél, dejando asomar la cresta puntiaguda del legendario Amboto, y luego se alzan las anchas espaldas del Oiz, Sollube, Jata, de cabezas de borona, y al otro lado de El Abra en que se muestra el mar, Serantes cónico, reproducido en el Montaño, las elevadas lomas de Triano, y luego el pico Ereza, y cuando el espectador siente crecerse, allí cerca, casi al alcance de la mano, al otro lado de la barranca fragorosa, de la falda de allá del Pagazarri, “hayal espeso”, Ganekogorta pelado, parece venirse con desprecio encima del enano envanecido en sus gigantescos zancos.

A un lado de un barranco sombrío, cuajado de árboles, encañadas oscuras y perspectivas sombrías; al otro lado se abre el valle de Bilbao. La villa parece un puñado de tejados, a orilla de la cinta plateada del Nervión, velada a trechos por el humo, el valle y las riberas de su ría, nada son junto a la solemne asamblea de montañas"


(1) "Dos horas largas" parece mucho tiempo para un montañero de hoy, pero…. ¿por dónde hizo la ascensión al Pagasarri nuestro escritor “mendigoizale”?
Es posible que atravesara el río Nervión por el puente de San Antón, subiera por la calle San Francisco, dejando a su izquierda toda la actividad minera de Miribilla y llegara hasta el puente peatonal de Cantalojas. Una vez allí, tal vez, comprobase desde la distancia el avance de las obras de la Iglesia de San Francisco de Asís (5ª parroquia), aún sin sus torres. Se quedaría por unos momentos observando desde allí las maniobras de algún tren (¡el ferrocarril a Tudela tenía ya 30 años!) entrando en el túnel y, por la calle Zabala continuaría su ascensión contemplando pronto, a su derecha, el caserío Torre-Urizar. Ya, avanzando por caminos carreteriles salpicados de caseríos, se internaría en un espeso bosque caducifolio (roble, castaño, fresno…) No encontraría ni rastro de los actuales pinares (aunque Mario Adán de Yarza ya estaba experimentado en varias zonas de Bizkaia con el Pino de Monterrey o Insignis traído de México). Cerca ya de la cumbre se internaría en el espeso hayedo, hoy desaparecido, que dió nombre al monte.

2011/04/15

EUSKALDUNAK ARGENTINAN. ESKAL BERRIA

1897. urtea zen eta Julio A. Roca jeneralak amaitu berria zuen arrakastaz Desertuaren konkista, tehueltxe eta maputxe indioen aurkako kanpaina.

Florencio Basaldua bilbotarrak (1853-1932), Roca jeneralaren lagun min, abenturazale, lehiatsu eta utopiko, proposapen harrigarria egiten dio: Euskal Herri berria sortzea Argentinan. Izena iradokitzen du -Eskal Berri-, posizio posiblea adierazten du -44º30' eta 47º30' paraleloen artean- baita etorkizuneko herrien kokapenak ezartzen ditu ere.


1897ean Florencio Basalduak Julio A. Rocari, Argentinako Errepublikako presidente, proposatzen dion euskal koloniaren mapa. Zenbait herriren izenak irakur daitezke: Bilbao, Donostia eta Baiona (itsasaldean), Orduña, Pamplona eta Vitoria (barrualdean), Ibañeta, Andeak zeharkatzeko mendiportua...


Basalduaren ideia 10.000ren bat euskal familia eramatea da hiru urteren epean. Argi ditu helburuak: alde batetik, euskaldun horiek espainiar eta frantziar zapalkuntzatik urruntzea eta, beste aldetik, Europako Euskal Herriaren independentzia prestatzea Ipar Ameriketako irlandarrak eta poloniarrak egiten ari ziren eran.

Aipatu behar da garai hartan galestarren kolonia bazegoela Chubut ibairen arroan, etorkizuneko euskal koloniaren iparraldean.

Hauxe izango zatekeen Patagoniako mapa Florencio Basalduaren ideiak aurrera joan balira.

Baina, zer iritzi diote gai honi itsasoaz haraindian? Euskal Herri zaharreko egoera jasanezina da askoren ustez: Karlisten porrotak Foruen galera ekarri du (ondorio negatiboen artean, espainiar armadan derrigorrezko soldaduska egin beharra dago eta hau Ameriketarako emigrazioa bultzatzeko faktore garrantzitsu bat da). Euskarak nekez jasaten ari da hizkuntz erromantzeen aurreratzea. Liberalismoaren ideia berriak sartzen ari dira boteretsu euskal lurralde kontserbadoreetan...


Adema Zaldubik , Baionako kalonje ospetsu, erraten du: "Qui sait? Tandis qu’ici, aux deux versants des Pyrénées, tant de Basques se résignent trop aisément à l’extinction de leur nationalité, le même peuple se reproduira peut-être bientôt plus grand qu’il ne le fut jamais sur les plages libres que lui offre l’Amérique"

Sabino Aranak, Euskal nazionalismoaren sortzailea, ondoko hau diño 1894ean: "Nosotros, los euskerianos, debemos saber que la Patria se mide por la raza, la historia, las leyes, las costumbres, el carácter y la lengua, y que esta Euskeria nuestra podría ser tan Euskeria, asentada en las estribaciones occidentales del Pirineo y en el Golfo de Bizkaya, como trasladada a una isla del Pacífico o a las costas de los Grandes Lagos africanos"

Harrigarria da Aranak Argentinari buruz ezer ez esaterik, jakinda ere garai hartan milaka euskaldunen helburu dela. Agian, horren arrazoia , Aranaren izpiritu antikolonialistan bilatu behar da zeren eta, jarraian, hurrengoa eransten duen: "Mientras existan familias indígenas en los archipiélagos y en los extensísimos territorios del continente americano, a ellas pertenecen unos y otros y no a los europeos, que se los han usurpado a aquellas pobres gentes" Horrelakoak zizkion hamaika aldiz iraindurik izan den Sabinok!

Informazio gehiagorako jo Kepa Altonagaren ondoko lan interesgarrira Daniel Lizarralde medikuaren Moskorrak (1899) eta Florentzio Basalduaren Argentinako Euskal Herri Berria

2011/04/11

LOS VASCOS EN ARGENTINA. ESKAL BERRIA

Era el año 1897 y hacia poco que el general Julio A. Roca había terminado triunfalmente la Conquista del Desierto, campaña militar contra los indios patagónicos -mapuches y tehuelches-

El vasco Florencio de Basaldúa (Bilbao, 1853), amigo personal del general Roca, aventurero, emprendedor y utópico, le hace una sorprendente propuesta: crear una nueva Vasconia en tierras argentinas. Sugiere un nombre -Eskal Berri-, indica su posible situación -entre los paralelos 44º30' y 47º30'- e, incluso, señala las localizaciones de algunas de las futuras poblaciones.


Mapa de la colonia vasca que Florencio Basaldúa propone en 1897 al presidente de la República Argentina, Julio A. Roca. Se pueden identificar en él localizaciones como: Bilbao, Donostia y Baiona (en la costa), Orduña, Pamplona y Vitoria (en el interior), Ibañeta, puerto que cruza los Andes...


La idea de Basaldúa es llevar unas 10.000 familias vascas a la nueva colonia en tres años. Sus objetivos son, por una parte, alejar a esos vascos de la tiranía española y francesa y, por otra, preparar la independencia Vasco europeo, al igual que lo estaban haciendo los polacos e irlandeses de Norteamérica.

Merece la pena recordar que para entonces ya existía una colonia de galeses en la cuenca del río Chubut, al N de la futura colonia vasca.

Este podía haber sido el mapa de la Patagonia si hubiera prosperado la idea de Florencio de Basaldúa.

Pero ¿que se pensaba en el País Vasco sobre esta posibilidad? En la vieja Euskal Herria eran cada vez más las voces que hablaban de una situación inaguantable: pérdida de los Fueros tras la derrota carlista (lo que trajo como consecuencia, entre otras, que los vascos tuvieran que realizar de forma obligatoria el servicio militar en el ejército español; el euskera, el idioma de los vascos, era incapaz de resisitir el avance de las lenguas romances; las nuevas ideas liberales se iban abriendo camino en el conservador solar vasco...

Adema Zaldubi , prestigioso canónigo de Baiona, exclama: "Qui sait? Tandis qu’ici, aux deux versants des Pyrénées, tant de Basques se résignent trop aisément à l’extinction de leur nationalité, le même peuple se reproduira peut-être bientôt plus grand qu’il ne le fut jamais sur les plages libres que lui offre l’Amérique"

Sabino Arana, fundador del nacionalismo vasco, dice en 1894: "Nosotros, los euskerianos, debemos saber que la Patria se mide por la raza, la historia, las leyes, las costumbres, el carácter y la lengua, y que esta Euskeria nuestra podría ser tan Euskeria, asentada en las estribaciones occidentales del Pirineo y en el Golfo de Bizkaya, como trasladada a una isla del Pacífico o a las costas de los Grandes Lagos africanos"

Es sorprendente que Arana no haga mención a Argentina, destino de decenas de miles de emigrantes vascos en esa época. Tal vez se lo impida su vivo espíritu anticolonialista porque, a continuación, añade: "Mientras existan familias indígenas en los archipiélagos y en los extensísimos territorios del continente americano, a ellas pertenecen unos y otros y no a los europeos, que se los han usurpado a aquellas pobres gentes" Cosas del mil veces injuriado Sabino Arana.

Se puede ampliar información sobre este tema en el interesante artículo de Kepa Altonaga Daniel Lizarralde medikuaren Moskorrak (1899) eta Florentzio Basalduaren Argentinako Euskal Herri Berria

2011/04/07

MANOS BLANCAS SI OFENDEN. TÚNEZ (I)

No creo en el "efecto mariposa". Es altamente improbable (=imposible) que una mariposa moviendo sus alas en China pueda provocar una catástrofe en Argentina.

Tampoco creo que el tamaño de la nariz de Cleopatra hubiera podido cambiar la historia del mundo (¿era Edward Carr el que hablaba de este tema?)

Si pienso, en cambio, que las transformaciones históricas no suceden por hechos aislados sino que requieren unas condiciones sociales determinadas que impliquen a importantes -desde un punto de vista cualitativo o cuantitativo- grupos humanos.

Por ello, no debería responder a la insidiosa pregunta que, a veces, me asalta: Mohamed Bouazizi, el vendedor de frutas y, ahora, héroe nacional tunecino, ¿se hubiera inmolado en Sidi Bouzid, aquel 17 de Diciembre, si el que le hubiera abofeteado hubiera sido un policía masculino en lugar de Feida, una mujer?

2011/04/06

SER LAICO ES UN PROBLEMA. SIRIA (II)

¿Es la tensión religiosa entre las diferentes comunidades el principal problema de los sirios?

Hace apenas una semana se publicaba en El País el artículo de Enric González Un inmenso barril de pólvora sobre la conflictiva situación que atraviesa Siria. En él se citaba a varios expertos en ese país árabe. En opinión del escritor británico Robert Fisk, “Siria, a pesar de un sistema político laico, es el que mayores tensiones religiosas presenta” Según el israelí Itamar Rabinovich, ”El país acumula problemas de todo tipo…, pero el más grave y antiguo se encuentra en la fractura religiosa”

Cuando visitamos Siria fuimos conscientes de esa (¿peligrosa?) diversidad. "Paseábamos por Damasco. Después de atravesar el bullicioso y ajetreado zoco del barrio musulmán poblado de mujeres, algunas cubiertas con el negro niqab y la mayoría con el hiyab, llegamos al barrio cristiano. Admiramos sorprendidos el negro cabello suelto de las jóvenes árabes embutidas en sus vaqueros y comprobamos que no sólo ellas sino también las mujeres de más edad reivindicaban su diferencia. Pasamos junto a la iglesia de San Ananías, símbolo de los cristianos de la zona, lugar dónde, dicen, se refugió Pablo cuando llegó ciego a Damasco y que se ha mantenido abierta al culto (cristiano) durante los últimos... ¡16 siglos! La comparación de esta tolerancia religiosa con la que ha existido en España: expulsión de judíos, moriscos, inquisiciones varias, etc... no dejaba de asombrarnos..."


Y, sin embargo, parece que en estos momentos, en Oriente Medio, tener un estado laico que garantice la libertad religiosa es una fuente de problemas.




En el zoco de Damasco



2011/03/18

LA MASACRE DE HAMA. SIRIA (I)

¿Quién recuerda la masacre de Hama -más de 20.000 muertos- que tuvo lugar en 1982? El 2 de Febrero de ese año el ejército sirio, siguiendo las órdenes de Hafez el-Assad (padre del actual presidente de la República Árabe Siria) ordenó el bombardeo de Hama, ciudad en el centro de ese país, entre Damasco y Alepo. Según parece la población de esa ciudad, de mayoría sunnita, se había rebelado contra el poder central siguiendo las consignas de los fundamentalistas Hermanos Musulmanes. ¿Por qué no nos acordamos de esa terrible matanza? Eran otros tiempos. La revolución iraní (1979) había puesto en guardia a los poderes occidentales sobre los peligros del fundamentalismo islámico. No se podía permitir una revolución similar en un país fronterizo con Israel. Se consintió la masacre. Se la consideró un mal menor, incluso, conveniente, para el orden internacional de la época. Ahora, sin embargo, todos tenemos claro que no es admisible la represión de las tropas de Gadafi sobre la población civil libia. Hama, la ciudad de las norias (2008)

LOS GUANCHES ERAN BEREBERES

El controvertido Fernando Sánchez Dragó escribió en su libro Gargoris y Habidis (entre otras muchas barbaridades) que los guanches provenían de la mítica Atlántida, continente que se hundió en el Océano. Más tarde, el aventurero noruego Thor Heyerdahl pretendió demostrar que los egipcios en su viaje a Ámerica pasaron por las Islas Canarias y enseñaron a sus habitantes las técnicas de momificación y las de construcción de pirámides. Técnicas que posteriormente difundirían entre los indígenas americanos. Todo falso. Las pirámides de pueblo tinerfeño de Güimar (en la fotografía) datan del siglo XIX. Provienen de labores agrícolas de la época según todos los arqueólogos serios. El origen de los guanches (pobladores de la isla de Tenerife) y de los habitantes de las otras islas canarias, es bastante menos fantasioso. La base de su dotación genética, que aún se mantiene en un porcentraje significativo de la población canaria actual, concuerda de forma importante con la de las poblaciones originarias del N de África, con los bereberes. Otra prueba de su procedencia norteafricana son los petroglifos (¿restos de escritura?) encontrados en las isla de El Hierro y La Palma, similares a otros de Libia o Argelia. Algunas palabras, la toponimia o el sistema de numeración indican también una fuerte relación entre las lenguas bereberes y las de los canarios primigenios. Más interesante que especular sobre un origen sobre el que hay pocas dudas, es preguntarnos por su final, no por conocido menos instructivo. En un cartel informativo en el sendero que recorre la fértil Rambla de Castro en el norte de la Isla de Tenerife, a los pies de la Villa de los Realejos, se puede leer: “Hacienda recibida por Hernando de Castro a principios del siglo XVI por su participación en la Conquista”. Cuando un peninsular lee o escucha la palabra Conquista referida a tiempos pasados, piensa en el cruento encuentro que tuvieron los conquistadores españoles con los indígenas americanos. No somos conscientes de que los aborígenes canarios también fueron conquistados, es decir, expropiados, aculturizados y, prácticamente, exterminados en aquellos primeros años del siglo XVI de nuestro Señor. Hacienda de los herederos de Hernando de Castro.

2011/02/02

SOLIDARIDAD CON LOS ETRUSCOS

"Entre las múltiples virtudes de los vascos se encuentra la de la solidaridad con casi todos los otros pueblos del mundo. ¿Por qué no, ya puestos, con los etruscos?" divagaba yo, después de haber dado cuenta de una jarra de vino de dudosa filiación durante la comida en el muy recomendable Cavatappi Restaurant de Tarquinia. "Porque...", continuaba ante la resignada sonrisa de mi acompañante, "¿no somos acaso, ambos pueblos, preindoeruropeos?¿No nos hemos enfrentado desde hace 3000 años a las hordas asíaticas que nos acosan?. Los etruscos ya estaban en estas llanuras itálicas en los albores del primer milenio antes de Cristo. Si vinieron de Anatolia, como afirmaba Herodoto, o si siempre estuvieron aquí es un tema que nunca sabremos. Lo mismo sucede con nuestra cultura milenaria [vasca]. Ellos fueron arrollados por los toscos romanos pero yo ahora en tierras etruscas levanto mi copa en su honor... Agur eta ohore!" El etrusco es considerado actualmente un idioma preindoeuropeo. No se sabe si era originario de la zona en que se habló históricamente pero se supone que ya se hablaba en la Península Itálica antes de que llegaran los pueblos indoeuropeos (1000 a.d.C.). Herodoto, en el siglo V a.d.C, afirmaba que los etruscos provenían de la región de Lidia (Anatolia) Se dice que el último hablante conocido de esta lengua fue el emperador Claudio que gobernó el Imperio Romano desde el año 41

Modelo de bronce de un hígado (utilizado por los arúspices etruscos) con unas 45 palabras.

2011/01/31

LA NECRÓPOLIS DE TARQUINIA ¿DE QUÉ SE REÍAN LOS ETRUSCOS?

Dicen que ni en la sonrisa de la Gioconda hay tanto misterio como en ese mismo gesto de los etruscos desde lo alto de sus sarcófagos. ¿Por qué sonreían encaramados en esas pétreas cajas que iban a ser su morada por toda la eternidad? Su creencia en el más allá tuvo que ser intensa o así nos lo parece ahora, cuando observamos que lo más importante de su legado artístico está relacionado con el mundo de ultratumba. Éste, el Sarcófago de los Esposos, el más conocido, se encuentra en el Museo Nacional Etrusco de la Villa Giulia en Roma. Hace casi ya un mes que cogimos el tren en Termini (Roma) con dirección a Pisa. Tras poco más de una hora de tranquilo viaje bajamos en Tarqüinia (la diéresis es mía). Allí un autobús lanzadera nos subió al cerro donde se asienta la ciudad medieval y desde allí nos acercamos andando a la necrópolis: unas 6000 sepulturas, 60 con pinturas , visitables unas 15. Aquí están las pinturas de algunas de ellas : Tumba de los leopardos Tumba de las Bacantes
Tumba de la fustigación
Tumba de los Giocolieri (Titiriteros) No se ponían muy transcendentes en el final de su vida terrenal. ¿De ahí su sonrisa?


La mayor parte de las tumbas son de los siglos VI y V adC . Pronto llegarían los romanos.

2011/01/30

LOS INDIOS HUITOTOS EN LA VANGUARDIA

"Cuando, el último día de agosto de 1910, Roger Casement llegó a Iquitos después de seis semanas y pico de viaje agotador que los trasladó a él y a los miembros de la Comisión desde Inglaterra hasta el corazón de la Amazonía..." (fragmento de El sueño del celta de Mario Vargas Llosa)...los lectores del periódico de Barcelona La Vanguardia ya conocían la situación que los británicos encontrarían allí. En efecto, este periódico catalán había publicado un par de meses antes, el 16 de Junio de 1910, y bajo el título Obra Humanitaria un artículo del vicepresidente de la Sociedad Libre de Estudios Americanistas, Enrique Deschamps sobre el tema del maltrato a los indígenas de la Amazonía. El núcleo de ese artículo estaba constituido por la denuncia de un, todavía, liberal Ramiro de Maeztu a la explotación de los indios huitotos (uitotos, witotos o güitotos) por la compañía cauchera inglesa Peruvian Amazon Company. Leamos un fragmento de esa denuncia: "...Se obliga a los indios a entregar cada día tantos kilos de caucho. Cada capataz es ayudado por una patrulla de hombres armados, que en algunas secciones no pasan de cinco y en otras no bajan de ochenta. Y si los indios no entregan cada diez días la cantidad señalada, son unas veces azotados, otras mutilados y otras fusilados. Adviértase que aquellos indios «huitotos» son sencillos, hospitalarios, incapaces de organizarse para ninguna clase de oposición y de protesta y, por añadidura, carecen de armamentos..." El citado artículo se puede leer completo en la magnífica hemeroteca virtual de La Vanguardia.

2011/01/18

KATENERE, HÉROE BORA

La historia del cacique bora Katenere queda escondida en la maraña de relatos que Vargas Llosa teje en "El sueño del celta".
Katenere es el protagonista de una rebelión contra la violencia que a principios del siglo XX estrangulaba física y mentalmente a los indígenas del Putumayo. Eran los tiempos del caucho. El cacique bora asesinó a Bartolomé Zumaeta -pariente del todopoderoso rey del caucho Luis César Arana- por haber violado a su mujer. Robó los rifles de sus jefes y al frente de un pequeño grupo de su tribu se internó en la selva. Durante dos años no pudieron detenerlo. Después llegaron su delación, tortura y asesinato, porque así suelen terminar las aventuras de los héroes del pueblo.

A pesar de ser el relato de la única rebelión indígena, ya sea en el Congo, ya en la Amazonía, de la novela, no ocupa ni una página completa:


"El joven cacique bora del lugar, llamado Katenere, una noche, apoyado por un grupito de su tribu, robó los rifles de los jefes y «racionales», asesinó a Bartolomé Zumaeta (pariente de Pablo Zumáeta), que en una borrachera había violado a su mujer, y se perdió en la selva. La Compañía puso precio a su cabeza. Varias expediciones salieron en su busca. Durante cerca de dos años no pudieron echarle mano. Por fin, una partida de cazadores, guiada por un indio delator, rodeó la choza donde estaba escondido Katenere con su mujer. El cacique logró escapar, pero la mujer fue capturada. El jefe Vásquez la violó él mismo, en público, y la puso en el cepo sin agua ni alimento. La tuvo así varios días. De tanto en tanto, la hacía azotar. Finalmente, una noche, el cacique apareció. Sin duda había espiado las torturas de su mujer desde la espesura. Cruzó el descampado, tiró la carabina que llevaba y fue a arrodillarse en actitud sumisa junto al cepo donde su esposa agonizaba o ya estaba muerta. Vásquez ordenó a gritos a los «racionales» que no le dispararan. El mismo le sacó los ojos a Katenere con un alambre. Luego lo hizo quemar vivo, junto con la mujer, ante los indígenas de los alrededores formados en ronda" (El sueño del celta, pág 221) .
Según parece los consumidores de narraciones literarias (o cinematográficas) prefieren héroes cercanos con los que identificarse y los creadores... se los dan.

Esta tendencia, que llega al paroxismo en las narraciones cinematográficas estadounidenses, está bastante generalizada.
En la reciente película de la directora española Icíar Bollaín, También la lluvia, un forzado happy end roba el protagonismo heroico al indígena encarnado por Juan Carlos Aduviri, Daniel (en representación de todo el pueblo boliviano de Cochabamba). El guión le obliga a rcompartir el papel de héroe con Costa, el cineasta español interpretado por Luis Tosar.