2012/08/20

DIYARBAKIR. LA CAPITAL KURDA

Dicen que cuando en Junio el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, visitó Diyarbakir, la capital extraoficial kurda, la mayoría de los comercios de la ciudad cerraron. Poco después Erdogan anunció que se permitiría enseñar kurdo en las escuelas como asignatura optativa.

Recuerdos de la dictadura franquista en Euskadi.

Unos días antes de nuestra visita a la ciudad una manifestación no permitida de cargos electos kurdos terminó con centenares de detendios y heridos.
Más recuerdos.

Diyarbakir es una ciudad de más de medio millón de habitantes. El centro urbano está marcado por unas negras  murallas basálticas rodeadas de chabolas.  Grupos de niños,  un tanto asilvestrados,  deambulan por los alrededores de las murallas mientras sus mayores dormitan a su sombra. Los ciudadanos turcos de poniente  le tienen respeto a Diyarbakir y desaconsejan al viajero su visita. 
Algo de esto pasaba con Euskadi.

Mercado en las murallas de Diyarbakir

La idea de un nacionalismo kurdo rural y aldeano se desmorona en esta ciudad de extensos barrios periféricos de edificios altos y con una distribución anárquica. No es de extrañar que ésta sea la ciudad del PKK (Partido Comunista Kurdo). Durante decenios el enfrentamiento militar entre el nacionalismo kurdo y el poder central turco ha hecho que éste destruya miles de pequeñas aldeas del NE de Turquía y ha provocado el hacinamiento de la población kurda en la ciudad.
Suburbios de Diyarbakir

 
En la ciudad conviven los kurdos izquierdistas del BPD -Partid o Paz y Democracia-(al que acusan de tener vinculaciones con el PKK y, debido a ello, centenares de sus cargos electos están en prisión) con los kurdos islamistas que votan al AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo), el partido de Erdogan

La rica agricultura de la zona, el fértil valle del Tigris es visible desde las murallas,  es uno de los motores económicos de Diyarbakir.  Aún así parece escaso recurso para tan elevada población


                                           El río Tigris a su paso por Diyarbakir

El comercio, de larga tradición en una ciiudad situada en la Ruta de la Seda, es otro de esos recursos aunque este está en estos momentos muy disminuido por la situación dramática de los países del entorno, Irak y Siria.
Caravasar en el centro de la ciudad